Cada vez que pienso en Star Wars me imagino a George Lucas entrando en una habitación mientras dice: “bueno señores, aquí ha llegado Dios. Siéntense, cállense y déjenme que me la saque un rato”.

Y efectivamente, lo hace. Si no mirad el episodio IV de Star Wars. Sí, es de 1977, pero tiene un montaje tremendo. Da igual cuántos años pasen de esa película porque siempre va a estar a la orden del día. Y más ahora, cuando la trilogía secuela está calando en la mente de los más jóvenes del mismo modo en que la original revolucionó a toda una generación.

Y es que Darth Vader, Luke, Leia y R2D2 marcaron la diferencia, rompieron con el paradigma de la ciencia ficción anterior y crearon la nueva era del frikismo. Las luchas contra el control imperial de la galaxia hicieron que miles y miles de personas recobraran la esperanza en la fuerza.

¿Pero qué fuerza escogeríais? Lado oscuro vs luminoso

El lado oscuro siempre llama. Todos tenemos miedos y ya lo dijo Yoda.

“El miedo es el camino hacia el lado oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento, el sufrimiento al lado oscuro” 

Recordad al joven Anakin cuando estaba locamente enamorado de Padme. Anakin tenía miedo. Tenía sueños en los que Padme moría y le ofrecieron tener el poder para salvarla si se convertía al lado oscuro de la fuerza.

Por otro lado, ser un Jedi no es nada fácil. Tienes que mantenerte muy equilibrado mentalmente y chicos, eso solo puede hacerlo Yoda, porque todos tenemos momentos de debilidad que pueden transformarnos.

¿Trilogía original, precuela o secuela?

Evidentemente la mejor es la original. Es la historia pura, la rebelión en todo su cenit. Si es cierto que la secuela tiene unos efectos especiales que están de puta madre, pero, aunque la alianza rebelde se muestre más preparada y con mejores tácticas, la Primera Orden nunca se asemejará al Imperio.  No obstante, tengo que admitir que la primera vez que vi el episodio VIII se me cayeron las bragas.

Por último, la trilogía precuela es introductoria. Excepto el episodio III y sus momentos épicos como la pelea de Anakin contra Obi wan y la transformación del primero en Darth Vader, los demás son bastante flojitos.

¿Darth Vader o Kylo Ren?

Los dos tienen sus motivos. Anakin Skywalker se convirtió por miedo a la pérdida y Kylo Ren por traición directa, pero ambos tenían algo de esperanza. El primero se redimió para salvar a su hijo, Luke Skywalker, y estoy convencida de que Kylo Ren también lo hará, aunque este último es un poco más gilipollas.

¿R2D2 o BB8?

Obviamente R2D2 es el ganador. Aunque BB8 sea más tierno por su forma redondita, nunca llegará a ser más cabezota que el droide original.

Así que, si quieres volver a gozar de una galaxia muy muy lejana no pierdas la oportunidad de revivir otra vez la saga de Star Wars, porque ya sabes, si la fuerza llama a tu puerta, no debes negarle la entrada