Hoy toca la sitcom de las sitcoms. The Big Bang Theory (TBBT). El clásico. Eso que quieres ver cuando quieres echarte unas risas, pero no tienes mucho tiempo

Pero, ¿qué es exactamente TBBT? 

TBBT es una aproximación al paraíso en 20 minutos.

La serie empieza con la llegada de Penny, una rubia despampanante, al piso de enfrente de dos físicos muy inteligentes, pero también muy pringados que trabajan en Caltech (Instituto Tecnológico de California).

Uno de ellos, Leonard se enamora de ella a primera vista (love is in the air) y, aunque ella al principio no quiere porque está acostumbrada a tíos que son músculos descerebrados, finalmente acaba enamorándose también.

A partir de ese momento, comienza todo un entramado de acciones cómicas que mezclan, entre otras:

  • El mundo del frikismo. Sí, es guay porque tiene mil millones de referencias cómicas a series y películas de culto como Star Wars y Juego de Tronos
  • La dificultad de los científicos protagonistas para relacionarse con personas de fuera de su entorno
  • El amor
  • La rotura de la brecha de genero en carreras de STEN con la presencia de Bernadette y de Amy (chica muy malota enamorada de Sheldon xd).

Aprende con Cooper

La serie es una forma cojonuda de aprender física, ya que tiene alusiones a principios y teorías científicas auténticas, aunque simplificadas para que la gente normal (como tú y como yo) pueda entenderlas.

Además, si Penny, sin estudios y con un futuro abocado al fracaso, fue capaz de proponer una posible solución a la teoría de cuerdas, os puedo asegurar que yo, desde que la veo, me he vuelto toda una erudita en física teórica.

Es por eso que TBBT siempre es una buena forma para partirse el culo. Pero no pasa nada, si la has acabado, te recomiendo ver Young Sheldon, un spin off de la serie dedicado al magnífico Cooper en el que te explica su infancia para que entiendas por qué ha llegado a ser cómo es.